Inicio Bernardo TV Participe Archivo
APUNTES
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ambito Financiero, 18 de junio de 2008

En la contratapa de Ámbito Financiero, por años, escribió Bernardo Neustadt. Como recuerdo y suspiro por su muerte, se brinda ahora un texto del rabino Sergio Bergman, parte del prefacio que escribió para uno de los últimos libros de Neustadt en el que se recogieron sus apuntes de Contratapa.

 

Por Neustadt, para Neustadt


Aquellos que reconocemos en Bernardo Neustadt a un referente del pensamiento crítico de nuestra realidad nacional hemos recibido con sus apuntes en Ambito Financiero un espacio donde la voz clama y reclama por un nuevo despertar cívico. El ámbito no era sólo financiero, como diario que recuperó en Bernardo el pensar y sentir de muchos silencios: se había transformado semanalmente en ámbito republicano en el que Bernardo, como tantas veces, nos enseñaba un camino reflexivo para que los habitantes despertemos para ser y hacernos ciudadanos. En un desierto de apatía y silencio abúlico que espanta frente al abandono de la práctica participativa de la institución elemental de la democracia que es involucrarse y no sólo quejarse, los apuntes de Bernardo eran como la voz profética que dice lo que muchos no sólo silencian sino -lo que es aún más preocupante- aquello que al incomodar, muchos más son los que no quieren oír. Pero bien sabemos que la siembra generosa de este pensamiento es para una cosecha que Bernardo no pretendía recoger, sino que como legado nos inspira a regar con paciente dedicación que no es asentir, sino producir un cambio cultural de prácticas cívicas que se llama reivindicar y recrear la política, no sólo como partidos sino como común denominador de la acción que hace la diferencia aun cuando no la veamos en el corto plazo de las urgencias. Así, desde 2001 vamos transitando una emergencia social que fue producto de nuestras propias negligencias, que continúan vigentes: no ser ni hacer la Nación que nos debemos y que podemos cuando en los valores de la Constitución se establecen derechos humanos que no son sólo reivindicaciones sino compromisos éticos. Y ya no sólo pasados: son presentes para un futuro donde con el dinero de todos deberían asegurarse las garantías de pan, trabajo, techo, salud y educación que son derechos humanos de la Constitución y no retórica o nostalgia de una adolescencia que no se superó. Así, en lugar de aceptar las propias omisiones, silencios y complicidades, se alimenta más el odio, el rencor y la venganza que la Justicia que todos queremos y por la que hemos trabajado muchos, aun quienes no somos del frente ni cantamos victoria. Una Justicia para que sean condenados todos los que violaron la ley sembrando el terror, una Justicia arraigada en la verdad completa y no a medias que es una falacia, nos permitirá hacer memoria con un Poder Judicial independiente y no como manipulación hegemónica del unicato ejecutivo. Así, Bernardo apuntaba en sus apuntes -con precisión meridiana- en el centro de la escena que no es la de nuestros representantes sino de nosotros como representados que no hacemos lo suficiente para no decir, como él sí lo hacía, que nos hemos entregado y rendido sin hacer nada. Muchos hemos recibido de Bernardo en esta última etapa de su recorrido como referente que abría caminos a nuevas generaciones de protagonistas, una sensibilidad merecedora de elogios y agradecimientos cuando convocaba y reunía a quienes no quieren quedarse mirando, criticando y lamentando y se autoconvocan en asambleas constituyentes de comunidad cívica y ciudadana responsable. Sus apuntes recorren los oscuros laberintos del poder que se sirve de lo delegado como botín privado, burlando el orden constitucional republicano y disponible sin control alguno en una administración unitaria y feudal los recursos ilegítimamente retenidos para hacer y hacerse de una caja. Somos cómplices silenciosos de ver cómo lo genuinamente producido por el país es tomado como propio para comprar voluntades, subvertir las identidades, evitar discutir ideas, descalificar personas y sostener hegemónicamente subordinación mediática y obediencia corporativa a la caja, sean sindicatos, empresarios, intelectuales, referentes sociales, periodistas, gobernadores, legisladores o funcionarios. Bernardo apuntaba a favor de un horizonte que, sin saber si llegaremos, muchos decidimos que zarpamos hacia él.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más apuntes de Neustadt
Apuntes de Neustadt
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr